El PP reitera su oposición a la modificación del contrato de la ORA

• El Ayuntamiento de Zamora ya decidió, de manera unilateral, el traslado de las 141 plazas de aparcamiento de las inmediaciones del Mercado de Abastos al entono del Centro de Salud Santa Elena, y ahora, pretende que la toma de decisiones acerca de la gestión del contrato de la ORA, recaiga únicamente en el alcalde.
• Los concejales populares ponen de manifiesto la falta de diálogo de Francisco Guarido, con los ciudadanos, los partidos políticos y las empresas implicadas en los proyectos municipales.
• El equipo de gobierno no ha aceptado ninguna de las alegaciones presentadas por los partidos políticos y los colectivos sociales de la ciudad de Zamora. Las más de dos mil firmas presentadas por los vecinos de la zona han caído en “saco roto”.

30 de enero, 2022. Mayte Martín Pozo, portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular mantiene sus críticas al Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Zamora por la modificación de la ordenanza que regula la ORA y que elimina más de 140 aparcamientos necesarios e imprescindibles para la actividad de la zona centro de la capital y ampliando la zona azul al entorno de la Plaza de Toros, pabellón Ángel Nieto y del Centro de Salud Santa Elena, (la denominada zona 10).

La portavoz pone de manifiesto que se trata “de una modificación innecesaria, injusta e indeterminada ya que, no se ha concretado por parte del el Equipo de Gobierno, cuando se van a poner en marcha las obras de la zona centro que afectarían a las plazas de aparcamiento, ni la duración de las mismas; por eso consideramos que esta medida obedece al afán recaudatorio del consistorio zamorano”.
De hecho, en el PP aseguramos que esta decisión que pretende llevar a cabo Francisco Guarido va a tener una “carga económica para los zamoranos ya que esta modificación afecta a tres zonas de la ciudad muy utilizadas para aparcar, hasta ahora, de manera gratuita”.

Martín Pozo asegura que tal y como expusieron en una de las alegaciones presentadas, “no se ha tenido consideración a los vecinos que viven en calles próximas a la nueva zona ORA y que quedan excluidos de la condición de residentes, por ello exigimos que las personas que tengan sus domicilios en calles aledañas a la zona azul, sean tratados como residentes y así poder aparcar en toda la zona”.

La portavoz popular lanza una pregunta; Señor Guarido, ¿ha tenido en cuenta el tráfico y el perjuicio que va a ocasionar a los zamoranos que tienen sus viviendas o negocios en las calles Ángel Nieto y Campo de Marte, al quedar excluidas de la zona ORA?.
Seguro que no, porque en ese caso, se habría dado cuenta que todos los ciudadanos que quieran aparcar en los alrededores de Santa Elena, lo van a intentar en estas calles, para no tener que pagar”.
“Esta nueva situación se traduce, claramente, en un incremento de tráfico, ruido y problemas para los vecinos. La gestión del contrato de la ORA, sino pasa por el control de los grupos políticos, y de las comisiones, es un atropello a la política municipal.”

“Lo que está haciendo Guarido es un vacio a los residentes y comerciantes. No ha tenido en consideración las más de dos mil firmas que presentó en su día la asociación de vecinos de la zona, haciendo oídos sordos a sus recomendaciones y lo que es peor, a sus necesidades, lo que se traduce una vez más, en una falta de diálogo no sólo con ellos sino también con este grupo”, continúa Martín Pozo.

Los populares reclaman más atención para los establecimientos comerciales y piden que se incluyan también a los trabajadores en la modificación de la ordenanza de la ORA, para que puedan aparcar en la zona azul y no se limite a uno el máximo de autorizaciones. Para ello, el PP plantea otorgar autorizaciones complementarias presentando la documentación acreditativa en la que figure la relación del trabajador con el negocio correspondiente. Cabe recordar, también, que la duración máxima de aparcamiento de reduce a dos horas.

Por último desde el Grupo Popular queremos dejar clara una vez más nuestra postura, una postura a favor de los zamoranos, de su economía, y de sus negocios. Guarido vuelve a poner de manifiesto, que carece de un plan B, demostrando de manera reiterada su incapacidad para gobernar, negociar y escuchar.